miércoles, 28 de diciembre de 2011

Feliz 2012

JSA LANJARÓN os desea con este vídeo

FELIZ 2012




viernes, 23 de diciembre de 2011

Feliz Navidad

Los jóvenes socialistas de Lanjarón queremos desearos unas felices fiestas:

sábado, 17 de diciembre de 2011

Comité ordinario JSA Granada

Juventudes Socialistas de Granada celebramos ayer Comité Ordinario en el que se rindió cuenta del informe de gestión de todo un año de andadura con la nueva dirección.

El comité quedó definido por un debate intenso, serio y con fuerza en el foro adecuado, donde los jóvenes demostramos una vez más que somos el motor del socialismo, que estamos preparados y tenemos ganas de trabajar.

La Ejecutiva sufrió cambios, compañeras que dejaban su magnífica labor y compañeros que asumían nuevas responsabilidades: Edu de Granada se hace cargo de Economía y Empleo; Gabri de Salobreña de Participación Estudiantil; Mariola de Moclín de Política Internacional; Ernesto de Armilla de Ideas y Programas; Luisa de Las Gabias, Ana de Ogíjares y Isa de Almuñecar en Secretarías Ejecutivas y Lanjarón pasa a formar parte de la Ejecutiva Provincial, haciéndose cargo Raúl Ruiz de la Secretaría de Redes y 2.0

Para finalizar se presentaron dos Resoluciones, una para proteger y defender el Gremio de Panaderos de Alfacar y otra que presentó Lanjarón y podéis leer en el siguiente enlace:



Os aconsejamos la lectura de la intervención de Raúl Ruiz en el Comité:

Compañeros y compañeras:

Vivimos tiempos difíciles, difíciles en lo económico desde hace más de tres años y difíciles en lo político, difíciles porque vivimos una de las peores crisis de la época contemporánea, difíciles porque esa crisis, creada por los más poderosos, afecta de forma desesperante a aquellas personas más vulnerables de nuestra sociedad, porque vemos con impotencia como las consecuencias de la crisis, lejos de ser una redefinición del capitalismo, se está convirtiendo en su profundización, en su radicalización.

Digo que vivimos tiempos difíciles en lo político porque hemos padecido la dificultad de tener que gobernar contra corriente las consecuencias de una crisis que no habíamos creado nosotros, ni con nuestra acción de gobierno, ni con nuestros discursos e idearios. Y digo, que vivimos tiempos difíciles en lo político, también, como no, porque estas circunstancias, y nuestra gestión en ellas, nos han llevado a dos abultadas derrotas en las dos últimas citas electorales a las que nos hemos enfrentado. Hemos visto perder de manera injusta muchos Ayuntamientos cuyos Alcaldes y Concejales se estaban dejando la piel para sacar sus pueblos adelante a pesar de la crisis y hemos visto como un indolente Partido Popular, sin hacer nada, sin proponer nada, sin ayudar en nada, se ha hecho con una a todas luces, inmerecida mayoría absoluta.

Mucho me temo que no me equivoco si os digo que a las dificultades económicas se le unirán en breve espacio de tiempo, dificultades sociales serias como consecuencia de los cambios políticos acaecidos en nuestro país en los últimos meses.

La crisis se sigue recrudeciendo, el paro sigue aumentando, muchos de los trabajadores desempleados se encuentran ya sin ningún tipo de prestación y las recetas que nos ofrece Europa y el Partido Popular son recortes y más recortes. Recortes que, evidentemente, minoran el flujo de dinero en circulación con lo que desciende la demanda y con ella las posibilidades de recuperación. Recortes que, inevitablemente, acaban ensañándose con las políticas sociales, con el armazón del Estado de Bienestar y sus instrumentos de solidaridad y cohesión social dejando, por tanto, a las víctimas de la crisis aun más indefensas ante ella.

Como veis, los frentes abiertos son muchos. Tenemos que articular una respuesta socialdemócrata a la crisis. Para ello, no basta ya con medidas puntuales, hay que articular una verdadera alternativa al modelo económico que nos ha llevado a la situación que vivimos. Tenemos que reparar al Partido de la pérdida de credibilidad sufrida durante la gestión de la crisis, provocada fundamentalmente por la deficiente política de comunicación practicada. Tenemos que completar esa nueva credibilidad con los equipos humanos  más solventes.

Empezaré por el último de los frentes, los equipos. Este es el tema que menos nos debería preocupar. En el Partido hay muchos compañeros y compañeras preparados para asumir las responsabilidades que se les requieran. Lo importante es buscar, después de la necesaria definición del proyecto, aquellos y aquellas que mejor lo representen.

La definición del proyecto es, que duda cabe, necesaria, pero, sinceramente, creo, que en la Conferencia Política, en la redacción de nuestro programa electoral, buena parte del trabajo ya se hizo. Todo es susceptible de ser mejorado, en el espíritu de la izquierda está la mejora continúa, por nombrarlo de forma positiva, o si lo preferís la autocrítica permanente. Pero, en el contexto internacional actual, perteneciendo a la Unión Europea y estando gobernada esta por fuerzas conservadoras en la mayoría de los países miembros, el margen de actuación del Gobierno de España da para poco más de lo que le proponíamos a los españoles en las pasadas elecciones. Si estas propuestas no han calado más en la sociedad no creo que se deba tanto a su contenido como a la pérdida de credibilidad sufrida por los proponentes. Quizá haya que profundizar en el camino emprendido en el programa electoral, profundizar en muchas de las propuestas realizadas, pero el verdadero debate del futuro de la socialdemocracia está en Europa.

En cuanto a la crisis económica, en cuanto a la forma de salir de la crisis, en coherencia con lo anterior la calve está en Europa. Pero ¿cual ha de ser la contribución de los socialistas españoles a ello? Tenemos que apostar por un modelo económico que genere riqueza y empleo produciendo bienes y servicios que satisfagan las necesidades reales de los ciudadanos, y por tanto, que eleven nuestra calidad de vida. Tenemos que apostar por un modelo económico, en el que prevalezca la economía productiva sobre la economía especulativa, cuya forma de crear riqueza es dar más valor al dinero por el mero hecho de cambiarlo de manos. Nuestro sistema productivo ha de ser competitivo para poder generar los beneficios necesarios para poder hacer las políticas sociales que nos permitan construir una sociedad cada vez más cohesionada y solidaria. Es por ello que esta competitividad no se puede basar en salarios bajos y en mermas en los derechos de los trabajadores. La competitividad se ha de basar en tecnología que nos haga producir más y por tanto más barato. La competitividad la ha de dar el conocimiento, la inteligencia. Tenemos, por tanto, que identificar aquellos sectores en los que podemos cimentar esta economía. Uno, por necesidad de país es el sector energético, los sectores tecnológicos son necesarios como potenciadores y dinamizadores de los demás pero también generan empleo y riqueza por sí mismos. Sobre estos y algunos otros deberemos construir el futuro económico de nuestro país.

Mucho y muy importante trabajo el que tenemos los socialistas por delante, y ante él, veo como muchos compañeros han iniciado una carrera pública a ver quien descubre antes la piedra filosofal sobre la que se ha de edificar el futuro PSOE. Muchos desde la mejor de las intenciones, pero otros, compruebo con tristeza, buscando un minuto de gloria para su blog, para su Twitter o para que algún periodista le regale un titular que enmarcar de por vida en su despacho de jefe de oposición eterno.

Creo, que este es el primer error. El PSOE necesita debate, libre, sincero, de todos, sin desperdiciar la opinión de nadie. Pero ese debate se ha de hacer, como digo con absoluta libertad dentro de los órganos del Partido, que han de propiciarlo y aprovecharlo.

El segundo error que se comete, en este caso quien se equivoca es la dirección del Partido, es querer arreglar temas de tanta importancia y calado en un Congreso a celebrar en escasos dos meses. Temas de tanta importancia, si se quieren resolver bien necesitan tiempo. Un debate en profundidad que nos permita construir una alternativa económica no se construye en dos meses, un equipo fiable que la represente adecuadamente no se genera de la noche a la mañana. Y además ¿Qué urgencia hay? La derecha gobierna con mayoría absolutísima España y la inmensa mayoría de sus Comunidades Autónomas y Ayuntamientos. No se prevén elecciones anticipadas que nos obliguen a tener la maquinaria a punto cuanto antes. La superioridad electoral de la derecha hace que nuestra conducta desde la oposición no tenga capacidad, desgraciadamente, de moldear ninguna de las políticas que se disponen a poner en marcha. Por ello, ¿Por qué esa premura en realizar el Congreso? Máxime cuando tenemos que preparar los socialistas andaluces unas elecciones autonómicas donde nos jugamos el único ejemplo práctico de nuestras políticas que nos puede quedar para los próximos cuatro años. Porque, no nos engañamos, se diga lo que se diga, un proceso congresual distorsiona el proceso electoral. Primero, porque minuto que estamos en las agrupaciones debatiendo ponencias y candidaturas de delegados a Congresos, minuto que estamos en un Congreso eligiendo representantes, minuto que estamos escuchando a cada uno de los candidatos a la Secretaría General es un minuto que no estamos en la calle dando a conocer nuestras propuestas a los ciudadanos andaluces. Pero si además el proceso congresual es más convulso de la cuenta, el daño a nuestra imagen pública no va a jugar a nuestro favor en la contienda electoral. Compañeros y compañeras, el Congreso se podía haber celebrado en el verano como se celebraron los anteriores. Pero es que además, y en coherencia con todo lo anterior, creo que la dirección que salga del próximo Congreso ha de hacerlo con el mandato de promover un debate libre, pero también sereno que consiga que para las elecciones primarias a celebrar un año antes de las próximas generales se culmine el proceso de renovación del partido. Ahí es donde se ha de producir la renovación, ahí, ahora, compañeros y compañeras hemos de comenzar a andar el camino.

Es mucho lo que nos jugamos, sobre todo los jóvenes. Somos, se dice, la generación mejor preparada de la historia, sin embargo nuestras posibilidades de empleo son mucho menores que las que tuvieron nuestros padres. Con nuestra precarización laboral se está poniendo en riesgo la cohesión del país, se está poniendo en riesgo el propio futuro del país al desperdiciar nuestro conocimiento y talento, se está construyendo una nueva desigualdad, la desigualdad generacional. Los socialistas hemos luchado contra todas las desigualdades, ahora, nos toca poner toda nuestra energía en luchar contra este nuevo tipo de desigualdad. Nosotros somos, por tanto los que más nos jugamos, nosotros somos, por tanto, los primeros interesados en que el proceso que ahora se inicia en nuestro Partido se realice adecuadamente. Seamos atrevidos en las propuestas, seamos reivindicativos con que haya espacios de debate, aportemos reflexiones, no temamos equivocarnos, pero hagámoslo dentro del Partido y seamos responsables con él. […]

Muchas gracias.

lunes, 12 de diciembre de 2011

Carta al Presidente de la Diputación de Granada

Estimado Sr. D. Sebastián Pérez:

Leyendo el periódico, como suelo hacer cada día, he encontrado la noticia de que usted ha visitado Lanjarón para anunciar la creación de una “residencia de artistas” y un “museo de las Artes y las Costumbres”, dos iniciativas excelentes para nuestra comarca y por las que le felicito.

Esto ha ocasionado que una cuestión surja en mi mente: ¿Cómo se aventura a anunciar estas medidas en un pueblo donde la cultura y el arte han caído en el vergonzoso pozo del olvido?

Mientras usted habla de agua, cultura, museos y artistas, el Partido Popular de Lanjarón cierra museos, niega ayudas a los artistas y depone las actividades culturales al último plano que su imaginación pueda concebir.

Señor Pérez, el Museo del Agua de Lanjarón se encuentra en un estado de abandono evidente por parte del Partido Popular que, tras tomar posesión en el Ayuntamiento, cerró las instalaciones y no ha llevado a cabo ningún tipo de mantenimiento de las mismas, ¡ni siquiera se limpian los alrededores! Hay que estar muy poco informado para declarar «el agua es vida, es la esencia de la vida y lo que le da carácter a Lanjarón desde hace más de dos siglos a nivel nacional e internacional» cuando el pasado mes de Junio nuestro Museo del Agua fue cerrado y abandonado de forma continua, y con voluntad de permanencia. Después de más de un año de puesta en marcha, de quedar finalista en premios nacionales de Arquitectura, de ser objeto de reportajes en las revistas más prestigiosas y especializadas, de aumentar progresivamente su número de visitantes, las puertas de nuestro museo se cerraron. Esto se hizo por capricho político, el desvarío de unos pocos incapaces de reconocer el paso que para el pueblo, que tanto le debe al agua, es la apertura de un Museo. Ahora usted se permite la licencia de venir a Lanjarón a hablarnos de empezar la casa por el tejado: de construir nuevos Museos cuando están abandonando los ya existentes. Si no se pueden mantener los que hay, ¿qué pasará con los nuevos?

No quedando satisfechos con abandonar el edificio más premiado de nuestro municipio, el PP emprende una campaña contra el recién inaugurado Museo de la Miel, negándole el contador de Agua y la subvención que todos los años hacía el Ayuntamiento para las Jornadas Apícolas que reúnen a cientos de personas en nuestro pueblo en torno a esta actividad.

Tras un verano en el que la cultura ha destacado por su ausencia, se dejó de lado el saber hacer flamenco, y por supuesto nos privaron de él a de todos y cada uno de los que acudíamos a la Placetilla Colorá semana tras semana para disfrutar y aprender. Se dejaron de lado los conciertos de Jazz, de Bossa Nova, de Funky… limitando la diversidad cultural en Lanjarón. Pero la Cultura entró en un profundo coma aquel 26 de Agosto en el que asistimos perplejos a la desaparición de las Veladas Poético-Musicales con las que durante ocho años nos hemos instruido y deleitado tanto en la Placeta de Santa Ana. Nos quedamos sin nada por el anhelo irracional de unos pocos, por capricho de aquellos que apenas asistieron a ese estupendo despliegue de música, poesía e imágenes.

No conformándose con atacar a los Museos y maltratar la cultura, se inició el ataque a los artistas, negándoles las subvenciones a las asociaciones con motivo de sus actuaciones. ¿Qué pensarán los artistas cuándo vean el trato que reciben en Lanjarón?

Además de venir al pueblo, en el que la cultura y el arte están encerradas bajo llave en el Consistorio, a realizar este anuncio, nos ha sorprendido afirmando que “Lanjarón volverá a tener una fuente en su plaza principal «que la hizo desaparecer el anterior alcalde socialista>>, una decisión que calificó de «torpe» porque «el agua es vida, es la esencia de la vida y lo que le da carácter a Lanjarón desde hace más de dos siglos a nivel nacional e internacional».”

Como vecino de Lanjarón, me pregunto: ¿Con una fuente piensa ayudar a mis vecinos a salir de la crisis? Porque no es de justicia moral llevar ya seis meses con la dichosa fuente que sacará de todo problema al pueblo de Lanjarón. Ahora resulta que las fuentes dan de comer, pagan hipotecas y crean empleo. No obstante, usted debería informarse antes de hacer estas declaraciones ya que había una fuente diseñada para la plaza que por falta de tiempo el PSOE no pudo llevar a cabo, para tristeza del actual equipo de gobierno que no podrá dejarla abandonada y sin mantenimiento para alegar que es una chapuza socialista y reemplazarla por otra, esta vez espléndida y hermosa, meses más tarde.

Señor Pérez, como escribimos en nuestro blog  anteriormente y ahora repetimos por si no nos lee con asiduidad, cosa que le aconsejamos, las acciones del PP local han convertido a Lanjarón en una palabra hueca y vacía, sin vida. Un término con el que llenan los discursos, y los medios de comunicación, pero sin significación real.

Todos estos descuidos y ocurrencias, son pérdidas. Siento la franqueza más que nadie, pero es así. Este feroz retroceso en el tiempo de nuestra localidad, en tan solo seis meses de gobierno, se traduce en el 12'5% de la legislatura empleada, casi en régimen de exclusividad, en generar perjuicios. Así que vaya buscando otro pueblo más facilón para vender panaceas, don Sebastián, eso ya lo hicieron aquí en período de campaña electoral y tenemos la mala costumbre de caer solo una vez en las palabras melifluas de los oradores, profesionales o aficionados. Desde Mayo los cañoneros tenemos que hacer frente a la crisis y defender nuestra cultura sin apoyo de nuestros gobernantes. Ya estamos cansados de que se nos prometan fabulosos castillos de cartón que, como nos demuestra la experiencia, en un parpadeo se vienen abajo sin asumir nadie la responsabilidad.

Raúl Ruiz Álvarez


Noticia en GranadaHoy al respecto:

lunes, 5 de diciembre de 2011

Acequias, fuentes de vida

Acequia es una palabra de origen árabe (assáqya) que designa a ciertas canalizaciones que sirven para distribuir agua de riego mayoritariamente. En la literatura andalusí existen numerosas apariciones y menciones del agua relacionada con lluvia, surtidores, ríos, acequias, norias, albercas, etc. Durante aquel periodo se desarrolló una gran tecnología en campos como la hidráulica, sistemas de captación, canalización y almacenamiento de agua, además de otros ingenios y mecanismos.

Juan Domingo Santos y Javier Piñar paseando por las acequias de Lanjarón

El desarrollo tecnológico y científico de los musulmanes hispanoárabes les permitió adoptar y adaptar diversos medios y recursos técnicos para la prospección, captación, elevación, almacenamiento, distribución y uso de aguas, los cuales propiciaron el desarrollo del regadío esencial para la agricultura hasta el punto de que fue el motor de una importante revolución agrícola en el siglo XI.
Los musulmanes perfeccionaron inmensamente las técnicas de riego, se convirtieron en los maestros de la técnica hidráulica agrícola, aprovecharon los sistemas de riego romanos que aquí encontraron, y junto a las técnicas orientales que ellos ya conocían, pudieron lograr un excepcional aprovechamiento del agua.  Los dos sistemas de regadío tradicionales todavía vigentes en la actualidad provienen de la época musulmana, además de las canalizaciones del agua ó acequias, por las que corría el agua de los ríos o de los manantiales, sirviéndose de los desniveles del suelo. En la utilización de las aguas fluviales emplearon los azudes o presas, y los alquezares o cortes.       

Acequia Mezquerina

Para la distribución del agua de regadío se desarrollaron complejas y extensas redes de acequias que se subdividían sucesivamente en conducciones menores en una estructura arborescente hasta llegar a cada uno de los predios que regaban y alcanzar así grandes extensiones de regadío intensivo.   
Entre las técnicas que exponen los agrónomos andalusíes cabe indicar la destinada a conseguir que corra el agua en una tierra para posibilitar el riego. La técnica consiste en disponer el suelo con una inclinación de acuerdo con una proporción de desnivel determinada, esta proporción se calculaba con una herramienta al efecto.      
La importancia social y económica del agua exigió, lógicamente, una normativa o regulación jurídica, la prevención o solución de conflictos relacionados con ese preciado y escaso bien, eran de suma importancia para los andalusíes. En al-Andalus, las cuestiones del riego, el reparto y distribución de las aguas formaban parte de lo que en el derecho andalusí se denominaba furü al-fiqh.
Las acequias son conservadas por las comunidades de regantes, los cuales se someten a un tribunal de las aguas para resolver los litigios; estas estructuras están documentadas ya desde la época musulmana (los amirís sublevados contra Córdoba en el año 1010 ejercieron el cargo de inspectores de riego en el río Turia).
Acequia Mezquerina
La Alpujarra, está fuertemente ligada al papel de las acequias que recorren sus laderas en todas direcciones y altitudes, y esa relación es tan fuerte que sería imposible imaginar nuestra comarca sin este ir y venir de agua por las laderas de Sierra Nevada.
Básicamente, el sistema se basa en retener el mayor tiempo posible las aguas del deshielo, para su utilización posterior en la estación veraniega. El método consiste en favorecer las filtraciones en unas zonas muy concretas, realizando el llamado careo, en primer lugar en los borreguiles (ayudando a mantener estos ecosistemas únicos de alta montaña por su flora y fauna asociadas), y en segundo lugar, a una cota más baja, en otros pastizales, zonas de arboleda e incluso dirigiendo estas aguas hacia zonas calizas de fractura, denominadas simas guiaderas, las cuales recargan acuíferos, fuentes y manantiales de los cuales se nutrirán las acequias de riego.
La división de las acequias se hace en grado a la función que cumplen. Acequias de careo son aquellas que conducen el agua desde los cauces naturales hasta zonas más o menos llanas muy permeables denominadas simas guiaderas, el agua circula subterráneamente aflorando parte de ella en otros manantiales tras un tiempo de retención determinado. Este tipo se encuentra a una altitud elevada, superior a los 1800 msnm. Las acequias de riego son aquellas que cumplen el objetivo de conducir el agua hasta aquellas fincas que se ponen en regadío.
Según un inventario elaborado para el Parque Nacional de Sierra Nevada, en Diciembre de 2003 existían 142,5 kilómetros de acequias de careos y 412,5 km de riego.
Las acequias de careo tienen por lo general mayores pendientes que las de riego por lo que con la misma sección, permiten el paso de mayores volúmenes de agua. Debido a esto y a la consiguiente fuerza del agua, la cantidad de elementos finos depositados, en comparación con las acequias de riego, es pequeño. Dichos depósitos impermeabilizan el canal de las acequias de riego de una manera muy eficiente. La infiltración a través del canal es mayor en las acequias de careo que en las de riego y supone una parte importante de la infiltración total. En las acequias de riego, la infiltración que se produce es, sin embargo, suficiente para que juegue un importante papel en el mantenimiento del ecosistema asociado a ellas.
Castañar seco consecuencia del entubamiento Acequia Aceituno
Debido a las diferentes funciones que pueden cumplir las acequias a veces se impermeabilizan, utilizando SIEMPRE elementos de la zona como lajas de pizarra, piedras o launas. Esta impermeabilización da lugar a que la perdida de caudal de las propias acequias sea mínima, pero en el total de su recorrido sigan aportando pequeñas cantidades del liquido elemento (lo poco que se pierde) que contribuyen al mantenimiento de los ecosistemas colindantes y de las pequeñas fuentes o manantiales que se encuentren en cotas aún más bajas.
Los estudios sobre los efectos que las acequias tienen en la vegetación
son numerosos:
Acequia Acecarta
"El efecto que tienen las acequias de careo sobre la vegetación natural no es tan sobresaliente como en el caso de las acequias de riego. El borde de los canales de careo suelen estar cubiertos por arbustos. Las simas están cubiertas de pastizales muy singulares que adquieren en verano y otoño unos tonos amarillos visibles desde grandes distancias. El principal efecto sobre la vegetación de estas acequias es, sin embargo indirecto".
"Al existir un tiempo de retención, parte del agua infiltrada sale al exterior en el período de sequía estival. Esto permite la instalación de una vegetación más mesofítica en las zonas donde el agua infiltrada aflora. Muchos barrancos situados por debajo de grandes acequias de careo están cubiertos de arboles caducifolios como castaños (Castanea sativa), chopos(Populus alba), fresnos (Fraxinus angustifolia) y sauces (Salix atrocinerea). Distintas fuentes y manaderos se utilizan para el abastecimiento de núcleos urbanos en la Alpujarra".
Acequia Acecarta
"Las acequias de riego, debido a la infiltración en sus márgenes, permiten el desarrollo de una vegetación que de otra manera no existiría. Las de cotas superiores tienen un importante papel ecológico al extender de forma artificial los pastizales de montaña, formaciones que albergan una importante diversidad botánica. Las acequias de cotas inferiores crean en su entorno próximo un ecosistema en el que abundan los árboles de hoja caduca como chopos (Populus alba, Populus nigra), sauces (Salix atrocinerea), serbales (Sorbus aria, Sorbus domestica), alisos (Alnus glutinosa), cerezos (Prunus avium) y de manera especialmente frecuente castaños (Castanea sativa). La sombra de estos árboles y la humedad proporcionada por las acequias crean unas condiciones dónde abundan helechos, musgos y hepáticas, constituyendo auténticos y prolongados corredores verdes en la sierra".
Con respecto a los estudios de  los efectos hidrológicos cabe resaltar:
Acequia Alta
"Redistribución espacial del agua. En ocasiones las acequias llevan agua de unas cuencas a otras o a subcuencas que disponen de menos agua, alterando sustancialmente los regímenes de caudal de los cursos naturales".
"Incremento de la red de drenaje, produciéndose una disminución de la energía hidráulica del agua circulante. Las acequias interrumpen la escorrentía de la ladera y conducen el agua por canales de menor pendiente que los cauces naturales. En muchas ocasiones, además, interceptan los propios barrancos".
"Aumento de la evapotranspiración en la cuenca. Parte de este aumento se produce en los cultivos y en los pastos que son el objeto de la existencia de las acequias y otra parte se produce en la vegetación que sobrevive a expensas de sus filtraciones".
"El tiempo de retención del agua en la cuenca se incrementa notablemente, así como la infiltración y recarga de acuíferos".
A pesar de la demostrada eficiencia de las acequias tradicionales, después de las sequías de los años ochenta y noventa del pasado siglo, se procedió al uso del hormigón y el entubamiento de las mismas. Progresivamente se sustituyen los materiales autóctonos y las técnicas de riego tradiciones, en nombre de la única eficiencia que conoce el capital: la monetaria. Con el entubamiento total de las acequias se conseguirían dos objetivos nada positivos: primero, el aumento de la energía hidráulica circulante con lo que serían viables los proyectos de las grandes empresas para el aprovechamiento hidroeléctrico; y segundo, no se "desperdiciaría" ni una gota de agua en La Alpujarra, contribuyendo a mejorar la eficacia del embalse de Rules y a incrementar el volumen de agua transportada a la costa. En este punto y para evitar la pronta colmatación del gran embalse por los arrastres de tierra y áridos, decenas y decenas de diques se contruyen en los barrancos alpujareños, una falsa solución, pues mientras no se combata la erosión mediante la repoblación forestal y el mantenimiento de las acequias, los diques se rellenarán y hará falta construir más y más.
Mientras tanto, la agricultura está desapareciendo de La Alpujarra y los agricultores, en su mayoría, están jubilados ¿quien mantendrá la red de acequias?  En este punto juegan un papel muy importante las Administraciones públicas y sobre todo los Ayuntamientos de los municipios como Lanjarón afectados de lleno por el tema del sistema de regadío tradicional.

Francisco David Álvarez Álvarez
Ingeniero Técnico Forestal

BIBLIOGRAFIA
AA.VV. "La conservación de un patrimonio histórico y natural: Las acequias de Sierra Nevada". Informe para el Parque Nacional de Sierra Nevada.
ANTONIO MALPICA y CARMEN TRILLO. "La hidráulica rural nazarí". Publicado en www.unizar.es
JEAN ROBERT. "Las aguas arquetípicas y la globalización del desvalor". Publicación de la Escuela de Arquitectos de la Universidad de Morales, México.
RAMÓN GERMINAL. "Agua en la memoria". Capítulo del libro, "Agua: mercancía o bien común. Ed. Alikornio. Barcelona, 2003.
Resumen de la charla de Ramón Germinal el 11 de diciembre del 2003 en,
Granada.
Fotografías: Mariano Ruiz